SIN SORPRESAS SE ENTREGARON LOS PREMIOS LAUREUS 2017

No hubo sorpresas en los principales premios de los Laureus en 2017. Usain Bolt se impuso a Cristiano Ronaldo, Stephen Curry, Mo Farah, Lebron James y Andy Murray en la categoría masculina y la gimnasta Simone Biles lo hizo a Allyson Felix, Angelique Kerber, Katie Ledecky, Elaine Thompson y Laura Kenny en la femenina.

El Real Madrid, que estaba nominado a Mejor Equipo del año, también se quedó sin galardón: fue para los Chicago Cubs de béisbol. La selección de Portugal, ganadora de la última Eurocopa, también estaba nominada a mejor equipo.

La española Ruth Beitia, que ganó la medalla de oro de salto de altura en Río (1,94 metros) con 37 años, estaba nominada a la categoría de Mejor Retorno. Pero el premio fue para el nadador Michael Phelps. El ‘Tiburón de Baltimore’, a sus 31 ños, ganó cinco medallas de oro en los últimos Juegos después de que anunciara su retirada en los de Londres. Es el deportista más laureado de toda la historia del olimpismo (con 28 medallas, de ellas 23 de oro).

El Príncipe Alberto de Mónaco dio el pistoletazo de salida a la gala con un breve discurso inaugural en el que recordó la frase de Nelson Mandela que ya es célebre: “El deporte tiene el poder de cambiar el mundo”.

Después, el actor británico Hugh Grant tomó las riendas del acto celebrado en Mónaco. Fue Simone Biles la primera en recibir su galardón. Lo hizo de manos del Príncipe Alberto. La gimnasta estadounidense de 19 años (1,45 m. de altura), campeona del mundo en el 2013, 2014 y 2015, fue un vendaval en su estreno en los Juegos: cuatro oros y un bronce. “No sé si podría igualar una época como las de Usain Bolt o Phelps. Intento no pensar en ello”, dijo ayer.

El segundo en recoger el premio, de manos de Boris Becker, fue Phelps, y el siguiente en ser entregado fue el galardón a Mejor Deportista Discapacitado. Lo ganó Beatrice Vio. La tiradora de esgrima italiana, de 19 años, ganó oro y plata en Río después de que tuvieran que amputarle parte de las cuatro extremidades por una meningitis. Se lo entregó su compatriota Del Piero.

Figo entregó el Deportista Revelación del año a Nico Rosberg, piloto de Mercedes, uno de los principales sponsors de los Laureus. El premio al Mejor Deportista de Acción se lo llevó Rachel Atherton, la ciclista de montaña británica que compite en descenso.

El mejor espiritu deportivo del año le fue otorgado al Leicester City, quien obtuviese el año pasado el título de la Premier League contra todo pronóstico.

La organización dejó para el final el premio a Bolt, el mejor velocista de todos los tiempos, tres veces triple oro olímpico, en 100 y 200 y en el 4×100, tanto en Pekín 2008, como Londres 2012 y Río 2016, aunque acaba de perder la del relevo en China, por el positivo de Nesta Carter. Se lo entregó Michael Johnson.

Deja un comentario