POLICÍAS Y DIRECTIVOS TENDRÁN REUNIÓN SOBRE VIOLENCIA

Autoridades policiales y del fútbol de Honduras buscarán frenar la violencia entre las barras de los equipos, que el pasado fin de semana dejó un muerto y cuatro heridos, informó una fuente oficial.

El próximo miércoles, los altos mandos policiales se reunirán con los directivos de la primera división para definir “mecanismos de control” en los estadios y alrededores para prevenir nuevos actos de violencia, dijo a la AFP el portavoz de la policía, comisionado Julián Hernández.

La policía relató en un comunicado que el domingo anterior, previo al partido del clásico capitalino que terminó empatado a un gol entre Olimpia y Motagua, barras de ambos equipos se enfrentaron con piedras, palos y botellas en las cercanías del Estadio Nacional.

Añadió que unas 450 personas, incluidas familias con niños, se vieron afectadas por el enfrentamiento, lo que motivó la intervención policial. La policía investiga a unos agentes que atacaron a un aficionado que terminó hospitalizado, como se observó en un video divulgado en redes sociales.

Los clásicos de la primera división de Honduras se han vuelto extremadamente peligrosos por los enfrentamientos entre las barras en los estadios y alrededores.

En el duelo Olimpia-Motagua, la policía desplegó cinco anillos de seguridad dentro y fuera del estadio, inclusive en el sitio donde se produjo en incidente.

Hernández contó que un aficionado del Real España murió este domingo en un ataque de miembros de la barra del Marathon en San Pedro Sula, en un partido que terminó igualado a un gol en el clásico local de la segunda ciudad el país.

El portavoz lamentó que el odio entre las barras provoca inasistencia a los estadios de Honduras y urge adoptar las medidas para que las instalaciones deportivas vuelvan a ser escenarios de diversión para las familias.

Deja un comentario