NO HUBO REMONTADA; JUVENTUS Y MÓNACO A SEMIFINALES


BARCELONA 0-0 JUVENTUS

Barcelona es un equipo letal, insaciable y que cuando ve vulnerabilidad en el equipo rival aprovecha para golearlo. Sin embargo, ese no fue el caso del partido contra Juventus, un especialista en defender de manera inteligente: tapó todos los espacios en su cancha pero nunca renunció al ataque.

La remontada del Barza al PSG en los octavos de final tuvo una crítica, el equipo francés se tiró atrás desde el primer minuto y lo demás es historia. La Juventus lo hizo distinto, dio una lección de cómo jugar cuidándose sin quedar mal ante la mirada de sus hinchas (y de las de otros equipos, también).

Barcelona tuvo más ocasiones de gol que Juventus, pero desde el pitazo inicial pareció un cuadro confiado de la remontada. Esa actitud la mantuvo hasta minutos antes del final, donde atacó con defensas y pelotazos. Pero con ambas tácticas conicidió en algo: nunca conectó entre sus jugadores. Barcelona no fue el Barcelona que conocemos.

La confianza del Barça está en su delantera, en ese tridente ofensivo compuesto por Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar. Juventus lo tiene en las primeras líneas del equipo su tridente más sólido es el de Gianluigi Buffón, Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci. Arquero y centrales que se llevan el protagonismo en los momentos difíciles.


MÓNACO 3-1 BORUSSIA DORTMUND

Vencedor en Dortmund en la ida (3-2), el Monaco tenía un pie y tres dedos en las semifinales de la Champions antes de jugar la vuelta en casa. Y los hombres de Jardim terminaron el trabajo, ganando sin muchos apuros (3-1). Si las horas previas estuvieron marcadas por la seguridad después del ataque contra el bus del Dortmund hace una semana, el fútbol tomo las riendas cuando el balón ruedo.

Sin Fabinho ni Sidibé, el conjunto del Principado empezó a toda velocidad con su duo de delanteros Falcao-Mbappé. El internacional francés no tardó en mostrarse decisivo, recuperando en el área un buen chut de Mendy, que Bürki despejo en sus pies, para concluir con la derecha (1-0, min.3). Catorce minutos mas tarde fue el colombiano el que marcó. A la conclusión de un gran movimiento colectivo, el exjugador del Atletico mandó de cabeza el balón al fundo de las redes, aprovechando un centro perfecto de Lemar (2-0, min.17).

Si el Monaco desarrollaba un gran fútbol, los alemanes no parecían cómodos. Con Durm, titular en lugar de Dembélé para frenar a Mendy, el Dortmund se mostró demasiado fallón en los pases. Sin embargo, en un tiro libre casi perfecto Sahin estuvo cerca de recortar distancia, pero su chut se estrelló en el palo izquierdo de un Subasic superado (min.14).

En el minuto 27, consciente de las dificultades de su equipo y de su equivocación inicial, Tuchel reacciono y dio entrada a Dembélé. El francés dio enseguida velocidad a los suyos y justo después del descanso, sus regates permitieron a Reus marcar sin control en el corazón del área y dar vida al Borussia (2-1, min.48). Un poco más en dificultad después de ese tanto encajado, el Monaco actuaba en contra en esta segunda parte y pudo sentenciar la eliminatoria gracias a Falcao pero el delantero envío su vaselina alta (min.65). Finalmente, fue Germain, entrado en juego 23 segundos antes, quien logró ese gol de la tranquilidad aprovechando un nuevo regalo de Lemar para batir a Bürki tirando entre sus piernas (3-1, min.82). Gracias a este triunfo, el Monaco volverá a disputar las semifinales por primera vez desde 2003 y lo hace por la puerta grande.


Deja un comentario